Carrer d`Enric Granados, 111, 08008 - Barcelona
633 17 44 55

Tu pareja, tu espejo -Psicoterapia de pareja-

puesta de sol en la playa con pareja

“Quizás la expectativa de felicidad instantánea que solemos endilgarle al vínculo de pareja, este deseo de exultancia, se deba a un estiramiento ilusorio del instante de enamoramiento. Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados.
Los sentimientos, a diferencia de las pasiones, son más duraderos y están anclados a la percepción de la realidad externa. La construcción del amor empieza cuando puedo ver al que tengo enfrente, cuando descubro al otro. Es allí cuando el amor reemplaza al enamoramiento.” Jorge Bucay.

Es una verdad extendida que el comienzo de la relación, al menos las primeras semanas, siempre es maravilloso, un tiempo en el que las actividades diarias parecen más ligeras y la sonrisa es nuestra prenda habitual. Con el tiempo los dos miembros de la pareja, se van conociendo, poco a poco, más profundamente, dando rienda suelta a los sentimientos, los gustos, abriendo nuestro corazón y nuestra personalidad a la otra persona. Y es que, con la pareja conectamos con nuestros sentimientos más profundos, ya sea por la intimidad tan profunda que se llega a compartir, las horas que se pasan juntos o el deseo de conocernos y conocer al otro.

Es por eso, que muchas veces, se despiertan en nosotros sentimientos profundos de frustración, rabia, tristeza y otros muchos, al relacionarnos con nuestra pareja. Será difícil, que eso ocurra con nuestro compañero de trabajo o nuestro jefe, con el que normalmente tenemos que guardar las composturas y muchas veces mantener el rol de empleado ejemplar.

Nuestra pareja, puede avivar nuestras heridas personales más antiguas, que en el día a día tendemos a “ocultar”, “no escuchar”, “enterrar” y “olvidar”, ya sea por dolorosas o porque no son funcionales en nuestra vida cotidiana.

Por este motivo, cuando algo de nuestra pareja nos haga “sentir mal”, “nos enfade”, “nos entristezca”, podemos plantearnos que parte de nosotros se está despertando. Que nos refleja esa actitud de nosotros mismos. Y sobre todo, aquellos aspectos repetitivos, en los que os podéis quedar atascados y atascar la relación con ellos. Los que muchas veces nos muestras partes de nuestra persona, de nuestra historia, de nuestras experiencias que olvidamos o que han sido dolorosas y no queríamos ver, pero que al abrir nuestro corazón y poner “la carne en el asador”, se van haciendo más conscientes y se manifiestan en forma de emociones (enfado, frustración, rabia, tristeza, miedos, desilusión, etc.).

Esto no implica seguir con la relación, pero si que te ayudara el reconocer, que aspectos de ti mismo/a te está reflejando tu pareja, aceptarlos, para poder transformarlos o no. Desde esa postura, responsabilizarte de ti, de tus sentimientos y de tus decisiones, como persona adulta que eres. Ese es el único lugar, desde donde es posible crear una relación de pareja sana y madura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies